Educar a Tiempo

-A A +A
Ver en PDFVer en PDF

 Importancia de la Educación y Motivación en la Niñez  en el Aprendizaje 

Educar a tiempo desarrolla las habilidades y destrezas del niño, prepara el camino para que logre  enfrentarse a los problemas y darles posibles soluciones.

Al nacer, el niño no sabe absolutamente nada; sólo dispone de unos cuantos reflejos innatos que le permiten alimentarse.  A partir de ese momento tienen que aprenderlo todo; lo consigue porque posee unos deseos enormes de alcanzar su objetivo y pone en ello el máximo interés de que es capaz.

Efectivamente el niño llega a este mundo dispuesto a aprender muchísimo, pero que aprenda de verdad va a depender, sobre todo, de las oportunidades que le den sus padres.  La mayor parte de sus habilidades y, en especial, las que tienen que ver con la inteligencia necesitan ayuda exterior.  Por eso es muy importante la acción positiva de los padres.

Una tarea fácil y grata

Como ha podido comprobarse, educar a un niño no resulta complicado, pero hay que saber hacerlo bien y a tiempo para que no surjan problemas.  Los niños son muy agradecidos y habitualmente corresponden a quienes cuidan de ellos con muestras de afecto que compensan cualquier sacrificio.

Aunque hay etapas del desarrollo del niño que exigen firmeza y tomar decisiones que aparentemente contrarían su voluntad, una vez superadas la crisis el proceso educativo se torna más fácil y agradable.

El niño bien educado sigue teniendo muchas ganas de aprender, es curioso, supera fácilmente las frustraciones y no se arredra ante los problemas.  Si hasta ahora el aprendizaje ha sido para él un juego, seguirá siéndolo en el futuro; las actividades escolares nunca se convertirán en una carga, sino que serán un reto para superarse.

Desarrollemos su capacidad mental…

Conoce las posibilidades de tu hijo

Ofrecer a un niño oportunidades para aprender algo nuevo es hacerle cada vez más inteligente porque, de esta forma , no sólo conoce y memoriza  con facilidad lo que le enseñamos, sino que su capacidad mental se incrementa.  Su cerebro bien desarrollado será capaz, más delante de desarrollar cualquier problema que se le plantee y podrá afrontar sin dificultad lo que se proponga,  Estará encantado de aprender todo lo que se le quisiera enseñar.

Aprender divirtiéndose

Durante la etapa escolar, el niño no necesita padecer ninguna incomodidad en el aprendizaje  por una razón muy sencilla:  Lo que precisa en este período es adquirir destrezas intelectuales, razonar lógicamente desprendiéndose de su modo intuitivo de pensar, perfeccionar su comprensión, enriquecer  su vocabulario, potenciar su memoria, desarrollar su habilidad numérica y de cálculo, adquirir un buen dominio de la lateralidad y de la orientación espacial y, en pocas palabras , aprender a aprender.

Como ha ocurrido hasta el momento, todos los aprendizajes de los niños son placenteros; incluso los adultos piensan que juegan mientras ejercitan sus habilidades.  No hay motivo para cambiar de planteamiento.   La etapa escolar debe ser entretenida, divertida  y estimulante, y el niño tiene que disfrutar mientras desarrolla  su capacidad intelectual.  En caso de que suceda lo contrario, es decir que el niño no se divierta en el colegio, habrá que considerar que existe algún problema grave que se deberá estudiar y solucionar.

Aprender no es memorizar

La tarea  que han de realizar los niños en la escuela primaria no consiste en retener en la memoria muchos datos ni en recitar listas de nombre o personajes.

Lo fundamental es adquirir nuevas destrezas que hagan su mente capaz de pensar, razonar, y de expresarse con corrección.  Cuando se aprende bien algo, lo aprendido pasa a formar parte del individuo y éste lo utiliza siempre que lo necesita.  Si simplemente se memorizarán unos nombres o unos datos  y no se sabe para que sirven, esa adquisición es completamente inútil.

Lo que cabe de esperar de la escolaridad primaria es que los niños se hagan más inteligentes.  Esta capacitación tiene que servirles después para aprender por sí mismos mediante los recursos que tengan disponibles, como libros, enciclopedias, videos, internet y todo tipo de medios que puedan aportar  la información que necesiten.

La preparación idónea

Un niño está bien preparado para la escuela cuando puede disfrutar de las actividades que allí se desarrollan y amplía su capacidad mental.   Esto sucede si se le ha estimulado de forma oportuna en los primeros años fomentando su interés, dándole la oportunidad de ejercitar a fondo sus habilidades y satisfaciendo de forma razonable su curiosidad con respuestas adecuadas.

Ficha Técnica

Ficha Técnica del Artículo

Por Contenido

Descripción

Al niño se le deben brindar un abanico de opciones que posibiliten el aprendizaje.  El niño debe aprender en un ambiente lúdico de aprendizaje que promueva el desarrollo de sus capacidades, habilidades y rompa paradigmas cognitivos basados en la memoria.

Temática

Filosofía y psicología

Palabras Claves

educar, habilidades, capacidad intelectual.

Tipo de Recurso Didáctico

Texto

Tipo de Recurso (RELPE)

Experiencia Educativa, Mejores Prácticas
Información Pedagógica
Propiedad Intelectual

Autor

Grupo Océano

Otros Colaboradores

Lourdes Barreno, Portal Educa Panamá.

Fuente

0
Sin votos

Ver más

X
2 + 1 =