El Sueño de Galen

-A A +A
Ver en PDFVer en PDF
imagenes de pixabay

Había una vez un niño llamado Galen.  El significado de su nombre es “Calma” en griego. A él le gustaba ver las estrellas por lo que cada año su papá le regalaba un telescopio. El utilizaba el mismo  para observarlas de cerca.

Tanto se emocionó que comenzó a  leer libros de astronomía. El primer libro que leyó se llamaba el planeta de los tres colores y después, el libro de las estrellas, ambos bajo el nombre de su autor Lourdes Benito López.

El siempre soñaba que viajaba a la luna a investigar más de ella y algún día anhelaba ser un astronauta.

Observar todos los días las estrellas, todo esto lo llevo a memorizar el nombre de cada una de ellas, con la esperanza que algún día su padre las pudiera contemplar con él.

En la escuela el disfrutaba de la asignatura de ecología,  ya que en ella podía imaginarse un mundo lleno de fantasías alrededor del salón junto a sus compañeros de clases.

 Un día, en el salón  de clases cada uno de sus compañeros esperaba su turno para ver la película que presentará la profesora Luisa.

Luisa decide sentar a todos los niños, de tal manera que pudiesen  visualizar la película.  Al cabo, de unos minutos empezó la función llamada la estrella más hermosa del universo, y Gael la llamó Arus porque decía que las estrellas tenían forma de un aro con luces de diferente colores brillantes y que en la noche se ilumina la oscuridad haciendo resaltar la belleza de la luna.  

Luego de la película la profesora realizó un breve análisis, y propuso a los estudiantes hacer una reflexión sobre la película.

Después del recreo, sonó la alarma… Todos pueden salir a jugar dijó Luisa, los niños salieron en orden a disfrutar de su merienda.

Al entrar cada uno hizó dibujos alusivos a la película y presentaron sus maravillosas creaciones a la maestra,  después explicaron sus opiniones del documental.

 Al salir de la escuela, su madre fue a buscar a Galen, El niño salió corriendo desesperado y le dice a la mamá lo mucho que ha aprendido en clases, luego al llegar a la casa ayuda a su madre en los quehaceres del hogar; para luego hacer su tarea y poder seguir estudiando cada nombre de cada estrella.

Pasó un año…  El ya se sabía todos los nombres de las estrellas. Al llegar navidad sólo esperaba ver su padre para decirle la buena noticia.

-Galen la comida esta lista, lávate las manos y ven a comer decía su madre llamándolo.  El pequeño se sentó a comer la comida que su madre le preparó y preguntó ¿cuándo viene mi papá? su madre le respondió: es una sorpresa,  en ese momento sonó el timbre de la puerta y cuando la abrió era su papá.  Él estaba tan feliz de verlo y se quedó paralizado en medio de un abrazo fuerte en el regazo de su padre. Después, de los abrazos y la alegría constante fueron a lavarse las manos para cenar.

Luego Gael le empezó a decir los nombres de las estrellas a su papá  sin equivocarse en ninguna. El padre satisfecho del trabajo que había realizado lo felicitó, era tanta la emoción que se quedaron dormidos al instante.

                      

 

imagenes de pixabay
imagenes de pixabay
imagenes de pixabay

Ficha Técnica

Ficha Técnica del Artículo

Vote

0
Sin votos

Ver más

X
6 + 12 =