La Magia del Amor y la Amistad

-A A +A
Ver en PDFVer en PDF

Una Historia de Amor y Amistad

En un lejano pueblo, había una vez un niño muy especial.  Su nombre era Andrés. El pequeño Andrés, solía caminar todo el pueblo e ir de casa en casa, tratando de llevar a todos el precioso regalo del amor.

Todos esperaban con ansias que Andrés cantara alegremente una serie romántica y sutil de canciones, temas lindos que evocaban mil sentimientos a sus espectadores.

Las personas, con espíritu alegre contagian al mundo y Andrés no era la excepción… ya que cada vez que entonaba con sus melodiosas notas un hermoso canto, este tocaba el alma de los presentes de una manera mágica.

En la comunidad había una interminable alegría que se extendía más allá del pueblo.  Los jardines del pueblo estaban llenos de las más hermosas flores, cubiertos de verdes y lozanos pastos que evocaban el amor de Dios.  La magia del amor, había logrado un efecto especial en aquel pueblito que estaba en el corazón de Dios.

En medio de su niñez, el talento de Andrés era impresionante, lograba transmitir esa calidad de sentimiento inigualable tanto a los niños como adultos de aquella región en cada historia,  canción o pensamiento que dedicaba a los demás.  El gran amor presente en el corazón de este pequeño niño hacía grandes diferencias en la vida de aquellas personas.

Andrés, hablaba del amor de Dios, presentando  a Jesús, como el principal protagonista de esta historia. Sin embargo, en la misma comunidad en un lugar apartado y de apariencia fría y triste, vivía Pedrito. 

Pedrito era un niño muy rebelde y enojón.  Él manifestaba frecuentemente que Dios no le amaba porque le había arrebatado la vida a sus padres, hacía poco tiempo.  El niño se sentía muy infeliz.

Andrés, decidió visitar un día a Pedrito… Le dijó: que Dios le amaba mucho y que siempre enviaba ángeles para que le cuidarán, pero Pedrito se mofaba…jajajajaja..  Y decía de manera burlona, esperas que te crea; a lo que Andrés respondió: a mí no, pero te aseguro que a Dios, sí…  Hubo un silencio interminable… y pasaron varios días.

Entonces, una noche Pedrito soñó que alrededor de su cama habían muchos angelitos, cantando una melodía celestial y su amigo, Andrés estaba entre ellos.

Los ángeles le ofrecían una gran caja con un hermoso lazo rojo, en la caja había una estrella con un brillo deslumbrante y único … Además,  una pequeña tarjeta al fondo que decía:  Pedrito, hijo te amo… siempre estaré contigo.  Pedrito, despertó llorando de la emoción y al rato se dijó así mismo, sólo fue un sueño, Dios no existe…  Pero al voltear la mirada, encontró una tarjeta a un costado de la almohada que decía: hijo te amo… siempre estaré contigo… y Pedrito lloró entonces de alegría y pudo sentir el gran abrazo y amor de Dios en su alma angelical…

Desde entonces la magia de la alegría, el amor y la amistad se unificaron en cada corazón de los residentes del pueblo permitiendo así, que la luz y bendición de Dios atravesará el corazón de cada uno.

Como seres humanos no somos perfectos, pero Dios siempre envía ángeles como Andrés a nuestras vidas para tocar nuestro corazón y ser de bendición a otros.

Que esta historia bendiga tu vida y la llene de amor…

Feliz día del amor y la amistad.

Ficha Técnica

Ficha Técnica del Artículo

Vote

0
Sin votos

Ver más

X
14 + 4 =