¿Qué Significa Educar?

-A A +A
Ver en PDFVer en PDF

La Tarea de Educar

Hay muchos manuales, la mayoría elaborados por pediatras, que tratan de preparar a los padres y especialmente a las madres, para que cuiden bien de sus hijos.  Se ocupan sobre todo de vigilar la alimentación, la higiene y la salud en general.  Esto ha reportado un notable incremento de niños sanos y fuertes, como resultado de un mejor conocimiento del cuidado de los niños y de una buena y saludable crianza.

Pero el concepto de educación va más allá de la simple salud física, pues se propone desarrollar al niño en todos sus aspectos.  Es preciso ayudarle a avivar sus sentidos, a disfrutar del juego, a conformar su inteligencia y su pensamiento, a adquirir y perfeccionar el lenguaje, a controlar las emociones, a estructurar sus hábitos, a conseguir la experiencia de la vida…

Educar no es difícil

Educar a un niño es acompañarle en el proceso por el que ha de convertirse en una persona competente y feliz que pueda desenvolverse en la vida con soltura, seguridad y serenidad.

Esta tarea, vista en su conjunto parece difícil y hasta inalcanzable.  Sin embargo, no es así.  Primero porque se trata de un proceso largo, de años,  que se realiza de forma gradual y escalonada, sin prisas.   Segundo, porque se cuenta con la colaboración excepcional entusiasta del bebé, siempre dispuesto a aprender, a experimentar y a disfrutar con todo esto.  Tercero, porque los padres quieren tanto a sus hijos que desean ayudarles de verdad y sólo necesitan saber cómo hacerlo.  Y cuarto porque este proceso sólo funciona cuando todos los que intervienen en él, padre e hijo se sienten felices con lo que están haciendo.

La meta de la educación

El objetivo final de la educación no es conseguir un proceso de desarrollo rápido y precoz del niño. Sino asegurarse de que se atienden a todas sus capacidades y, por consiguiente, garantizar que el proceso es completo.

En cualquier caso, es una norma bien cierta que nunca se puede forzar a un niño a realizar una actividad determinada.

Los resultados de semejantes presiones son siempre contraproducentes.   Sin embargo, si se estimula y se le da la oportunidad de ejercitarla, lo más seguro es que el niño la pruebe y acabe aceptándola con agrado.

El cariño y la intuición de unos padres plenamente conscientes de su responsabilidad educadora encontrarán en todo momento los recursos adecuados para obtener los mejores resultados en la educación de sus hijos.

Grandes expectativas

El nacimiento de un niño ofrece a los padres la ocasión de imaginar un gran porvenir para su hijo.  Es lógico, porque siempre se desea lo mejor para ellos.  Lo interesante es que realmente está en manos de los padres la posibilidad de que los hijos alcancen elevadas metas en cualquiera de las posibilidades que se abren al niño al partir del nacimiento.

Una semilla contiene todo lo necesario para convertirse en una hermosa planta o en un frondoso árbol; sólo requiere tierra rica y las condiciones adecuadas para crecer y florecer.  De igual modo, todos los niños vienen al mundo con una semilla de genialidad que sólo espera desarrollarse.

A pesar de estas posibilidades, pocos niños llegan a ser brillantes.  La única razón de este fracaso es que los padres, aun queriéndoles mucho, no saben actuar para conseguir que su hijo se desarrolle bien desde los primeros meses de vida.

No le forcemos…

El niño es dueño de su futuro

No se debe forzar a un niño a desarrollarse conforme a los deseos de sus padres, programándolo, por ejemplo, para que sea médico.  Pero si hay que fijarse a un objetivo más general: educarle para que sea una persona cabal, feliz e inteligente, capaz de poner en práctica su potencial y alcanzar sus propios objetivos.  Esta es una excelente meta para unos padres que saben, además, que en el futuro en el que van a vivir sus hijos  probablemente sea muy diferente del suyo, y que tendrán que aprender a adaptarse con éxito él.

Ficha Técnica

Ficha Técnica del Artículo

Por Contenido

Descripción

Educar es ocuparse del desarrollo total del niño con la vista puesta en el futuro para que, al hacerse mayor, sepa siempre como actuar.

Temática

Filosofía y psicología

Palabras Claves

educar, desarrollo, Niños, padres

Tipo de Recurso Didáctico

Texto

Tipo de Recurso (RELPE)

Experiencia Educativa, Mejores Prácticas
Información Pedagógica
Propiedad Intelectual

Autor

Editorial Océano.

Otros Colaboradores

Lourdes Barreno, Portal Educa Panamá

Fuente

0
Sin votos

Ver más

X
4 + 13 =